¿Cómo favorecer el vínculo con el bebé y la manera en que este lo tranquiliza?

 


Crear un vinculo con el bebé es quizás la parte mas gratificante de su cuidado, por lo general este ocurre durante el lapso comprendido entre las primeras horas y los primeros días posteriores a su nacimiento. En este tiempo, los padres establecen una profunda conexión con el pequeño, en donde el contacto físico juega un rol fundamental para fomentar esa conexión emocional.
La principal ventaja de esto es que el apego favorece el desarrollo emocional del bebe lo cual repercute directamente en su desarrollo en otros ámbitos, que incluyen el crecimiento físico. Otra manera en que se concibe esta conexión es como lo que se vive en una especie de “enamoramiento”, en este caso de los padres hacia el bebé. Está comprobado por los expertos, que los niños que tienen un padre que los quiere incondicionalmente tienen mayores probabilidades de desarrollarse plenamente y ser más felices.
¿Cómo crear el vínculo?
El primer paso es establecer el contacto físico, se debe iniciar colocando al bebé en el regazo para acariciarlo con suavidad de diferentes maneras. Tanto la madre como el padre, pueden aprovechar la oportunidad para establecer empalme “piel a piel” mientras lo acunan o lo alimentan.
El masaje infantil es una técnica infalible para todos los bebés, especialmente para los prematuros o los que tienen problemas médicos, ya que responden positivamente ante él. Ciertos tipos de masajes contribuyen notoriamente a la formación del vínculo entre padres e hijos, y como aditivo también favorecen su crecimiento y desarrollo. Son muchos los libros y videos hablan acerca del tema con mayor profundidad, por lo que es mejor consultar a ellos antes de implementarlos, recordando que los infantes pequeños no son tan resistentes como los adultos, por ende se debe proceder con mucha suavidad y sutileza.
Cuando los bebés están alterados por diferentes circunstancias, esa conexión emocional ayuda a clamarlos, a ellos les encanta escuchar sonidos vocales, es decir que les hablen, canten o arrullen. También es probable que les guste oír música, o la melodía de móviles musicales y hasta los sonajeros, pues todos cumplen la misma función, estimular la audición de los lactantes. Un bebé nervioso o inquieto, se sosiega cuando sus padres le cantan, en especial si son nanas o canciones infantiles, de igual manera se le pueden recitar poemas o a leer en voz alta mientras se mece con delicadeza en brazos o en una mecedora.

Facebook Comments

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*