Importancia del ejercicio y el sueño durante el embarazo


Si existen dos factores importantes durante el embarazo, adicionales a una buena alimentación y la ingesta de suplementos vitamínicos, son el ejercicio y el buen dormir. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. recomienda al menos dos horas y media semanales de actividad aeróbica, – obviamente de intensidad moderada – a las mujeres que sean poco activas o no realicen actividades vigorosas.
Para aquellas que llevan un ritmo de vida más acelerado, la práctica aeróbica puede ser perfectamente de intensidad elevada, de hecho se puede incluso continuar entrenamientos cotidianos, siempre y cuando el médico lo considere seguro.
Lo cierto es que bajo ninguna circunstancia se debe descartar, pues están demostrado los múltiples beneficios de hacer ejercicio durante el embarazo ayudando a:
• Impedir la ganancia excesiva de, lo que por ende reduce los problemas asociados a dolor de espalda, piernas hinchadas y estreñimiento
• Aumenta las energías durante el día, y ayuda a dormir mejor durante la noche
• Mejora el aspecto físico y en cierta medida prepara al cuerpo para el parto, reduciendo además el tiempo de recuperación luego de dar a luz
Una buena elección, son las actividades de bajo impacto como caminar o nadar; el yoga, método Pilates, y DVD o vídeos online de gimnasia suave para embarazadas permiten trabajar tanto la fuerza como la flexibilidad y la relajación. Indistintamente del tipo de ejercicio que se elija, es importante hacer descansos frecuentemente e ingerir abundante líquido.
Por su parte el dormir bien, es indispensable para un buen embarazo, no ay que olvidar que cuerpo está trabajando más duro de lo normal para acoger en su interior otra vida, por lo que es normal sentirse más cansada de lo habitual. El insomnio durante esta etapa, se debe a que a medida que el bebé crece, más le costará a la futura madre encontrar una postura cómoda para dormir.
En la mayoría de los casos, las embarazadas coinciden en asegurar que la postura que más cómoda resulta es estirada sobre un costado con las rodillas flexionadas. Una ventaja adicional a la comodidad, es que dormir así, facilita la función cardíaca debido a que impide que las grandes venas y arterias que transportan sangre entre el corazón y las extremidades inferiores se vean oprimidas por el peso del bebé. De igual manera, contribuye a la circulación de las piernas evitando que se hinchen y la aparición de varices, previene el estreñimiento y hemorroides.

Facebook Comments

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*